Una de las propuestas en museos que brinda Londres y que sin lugar a dudas constituye uno de los sitios más visitados es la maravillosa exposición de figuras de cera de Madame Tussaud. Un lugar que posee la colección más extensa de personajes entre los que se destacan celebridades, políticos y gente famosa del mundo pertenecientes a diversos ámbitos.

Fundado en el año 1835 por Marie Grosholtz (más tarde Tussaud al heredar el apellido de su marido), quien trabajó en Alemania como ama de llaves para un médico y además escultor en cera llamado Philippe Curtius que realizaba imágenes para luego utilizarlas durante el dictado de sus cátedras. Marie fue conociendo poco a poco las técnicas, que, sumadas a su propio talento, se convirtieron en majestuosas obras de arte. Al fallecimiento del doctor Curtius y debido a la amplia aceptación que habían tenido sus trabajos, todos los proyectos pasaron a manos de ella quien continuó la obra.

Huyendo de Francia a causa de la guerra franco-inglesa y luego de pasear su exposición por toda Gran Bretaña e Irlanda, finalmente se estableció en Londres en forma permanente dando origen a lo que más tarde sería una de las principales atracciones de la ciudad, y donde hoy se puede observar a la entrada del museo su autorretrato.

horta

La singular muestra cuenta con diversos sectores agrupados de forma temática, pero uno de los que causa mayor sensación es la famosa Cámara de los horrores, donde se puede observar representaciones muy realistas de víctimas de la Revolución Francesa, además de temibles criminales.

Por supuesto que la magnífica labor de Marie Tussaud ha sido extendida hasta la actualidad por la empresa The Tussaud Group, quien ha establecido sucursales en importantísimas ciudades del mundo como Amsterdam, Las Vegas, Berlín, Washington D.C., Nueva York, Shanghai y Hong Kong, donde se encuentran espectaculares estatuas que son renovadas constantemente de estrellas como Los Beatles y Michael Jackson, personajes del cine y deporte actual, al igual que otros seres históricos y polémicos como Adolfo Hitler.

El museo de cera propone un viaje en el tiempo y nos da la posibilidad de compartir un instante cara a cara con las personalidades que hicieron historia.

Vía Destinos blog