-

Ortigueira: más que un festival de música Celta

Se trata de un pueblo pequeño de la costa norte de Galicia. Es muy conocido por su festival de música celta, que fue hace muy poquito, pero no solo tiene encanto por eso. Tiene un mar precioso, unos montes muy verdes, un puerto pesquero encantador y un ambiente encomiable.

Está entre el cabo Vilán y San Andrés de Teixido, aldea con un santuario de peregrinación obligatoria: “Quen vai de morto é que non foi de vivo“.

La arquitectura civil, popular y religiosa de Otigueira es muy rica, y se aúna con el entorno en una perfecta relación, generando unos paisajes increíbles. El pazo de Preguiz es un claro ejemplo, ya que se encuentra en un entorno natural.

Sus playas son increíbles para darse largos paseos y saltar olas. Nadar, nadar…. es imposible porque las olas no te dejan. Pero ese es el espíritu del baño en las frías aguas Atlánticas y cantábricas. A veces, por desgracia, aún nos podemos encontrar con galletas del odioso chapapote del petrolero, pero bueno, forma parte ya de la historia de la costa Gallega.

Los ejemplos más famosos y atrayentes son las playas de Cabalar y Morouzos, con unas rocas que hacen formas psicodélicas, ideales para hacer volar la imaginación . También, muy cerca, está la famosa playa de La Concha de Espasante.

Hay rutas de senderismo preparadas y un pinar protegido que hace las delicias de cualquier campista. La gente es muy amable y el ambiente hace que unos pocos días sean insuficientes. El que prueba… repite.

Lo último...