- patrocinador -

Hoy te contamos todas las curiosidades y detalles sobre la estatua sedente de Kefrén. ¿Te interesa la cultura y los misterios egipcios? Entonces, sigue leyendo.

También te puede interesar: Un paseo por el más allá, en Egipto

Hay que reconocer que parte del atractivo de cualquier país es su legado histórico. Éste se admira en sus tradiciones y en sus monumentos. Hoy queremos ahondar un poco en el legado cultural del mundo que hace algunos lugares más atractivos que otros. En este caso nos referiremos a Egipto y a la famosa estatua sedente de Kefrén, también conocida como estatua sedente de Jafra. Os contamos algunas curiosidades sobre ella. ¿Os venís en este viaje por el antiguo Egipto?

¿Qué es la estatua sedente de Kefrén?

estatua sedente de Kefrén
Fuente: Jon Bodsworth

La Estatua Sedente es una representación del cuarto faraón de la dinastía IV de Egipto. En egipcio se llamaba Jafra y también era conocido por su nombre griego de Kefrén. Era hijo del faraón Keops, que subió al trono tras morir su hijo Djedefre.

No existen informaciones precisas sobre los años de su reinado, para algunos fue un largo período y para otros muy corto. Pero lo cierto es que como todos los faraones mereció la distinción de una imagen que le mantiene vivo hasta hoy.

La estatua sedente de Kefrén es uno de los monumentos más hermosos del arte egipcio. Data, según los expertos, de entre el 2550 y el 2480 a. C. Se dice pronto. La estatua se exhibe de forma permanente en el Museo Egipcio de El Cairo. Museo que, por cierto, es uno de los museos históricos más importantes del mundo.

Dimensiones de la estatua sedente de Kefrén

Para que os hagáis una idea de su tamaño, la estatua mide 168 cm de altura, 57 cm de anchura y 96 cm de longitud.

La estatua consiste en un trono cuyo respaldo le llega al faraón hasta los hombros. Sobre él se encuentra la imagen de Horus en forma de halcón cuyas alas abrazan la cabeza de éste simbolizando la protección. El trono se sostiene sobre cuatro patas de león. En los laterales aparecen flores entrelazadas representando la unificación del país.

Pero, ¿cómo y cuándo apareció la estatua sedente?

Según nos refiere la historia de la estatua sedente de Kefrén la misma fue hallada en el año 1860, por el egiptólogo francés Françoise Auguste Ferdinand Mariette. En aquel entonces había permanecido soterrada en una fosa enlosada del Templo del Valle, una localidad cercana al entorno monumental de Guiza.

La misma reposaba en lo que sería el Complejo Funerario de Kefrén y hoy que se exhibe como parte de la exposición permanente de arte egipcio en el Museo Egipcio del Cairo. Es admirada por millares de turistas que visitan el recinto año tras año. La Estatua Sedente de Jafra se encuentra comparada con otras esculturas de la antigüedad, en muy buen estado de conservación.

Normas de las estatuas egipcias

Es sabido que el arte egipcio se regía de muchas normas y leyes. La geometría y los ángulos rectos son una de ellas pero ahora vamos a analizar las leyes que cumple ésta estatua sedente de Kefren.

  • Primero, la figura está tallada en un solo bloque.
  • Ley de frontalidad, la estatua está realizada para verse de frente. Toda la parte trasera es lisa.
  • Ley de la simetría. Si la ‘partimos por la mitad’, la escultura es totalmente simétrica exceptuando la posición de las manos.
  • Rigidez. ¿No tenéis la sensación de que las esculturas egipcias están muy tensas? pues es una de las leyes que trataban de seguir todos los que tallaban una figura humana. Se buscaba la inmovilidad.

¿Conocíais la estatua sedente de Kefren? ¿sabéis algún dato más sobre ella? Si os gusta la cultura egipcia no os podéis perder los misterios escondidos en la tumba de Jintakus III o la importancia de los tambores en las tradiciones egipcias. 

También te puede interesar: Conocer Asuán Egipto a orillas del Nilo

- patrocinador -