- patrocinador -

¿Sabéis en qué consiste el slow tourism? Se trata de una tendencia que cada vez tiene más adeptos. Consiste en huir de las grandes ciudades y del turismo masificado en busca de otros destinos ligados más con la naturaleza. Para conseguir este objetivo, viajar en caravana se ha convertido en una de las opciones más ideales. Esta forma de desplazarnos nos ofrece no estar atados a molestos horarios y poder movernos de lugar siempre que queramos. Debido a su auge, hoy nos hemos hecho eco de una serie de consejos que han publicado los expertos de Viajeros Piratas.

Europa, perfecta para hacer un road-trip en 2019

No hace falta irse muy lejos para poder disfrutar del slow tourism. España es un país que nos ofrece un gran número de opciones, además de una estupendas carreteras. Un ejemplo lo encontramos en La ruta de Don Quijote, recorriendo los campos de Castilla, conociendo de primera mano muchas de las ubicaciones que aparecen en este conocido libro.

También tenemos La ruta del Desierto de Tabernas en Almería. Se puede decir que es nuestra “Ruta 66“. Sus carreteras permiten recorres ubicaciones con vistas al mar Mediterráneo.

Portugal, país vecino, está cada vez más de moda en lo que a turismo en caravana se refiere. Lugares como Oporto, una ciudad con un encanto especial o Aveiro, con la Praia Costa Nova y sus peculiares casas de rayas, son algunas de las ubicaciones que los aventureros no se pueden perder. Asimismo para terminar el road-trip, aconsejamos visitar la capital, Lisboa con su Castillo de San Jorge y su Mirador Portas do sol, con unas vistas únicas al barrio de Alfama

Continuamos con la ruta costera más larga del mundo: The Wild Atlantic Way es la más legendaria para realizar un viaje en caravana. Recorre de norte a sur toda la costa oeste de Irlanda y permite disfrutar de visitas a los Acantilados de Moher (Derry) o del Parque Nacional de Connemara. Se considera uno de los recorridos más bonitos y emocionantes de toda Europa.

Al otro lado del charco, más aventuras

Cuando pensamos en hacer viajes en caravana, lo primero que se nos viene a la mente es la famosa Ruta 66 de Estados Unidos. Más de 40 horas en coche y más de 4.000 kilómetros para disfrutar de Estados Unidos, empezando en Chicago (Illinois), la ciudad más grande de la zona.

Ya en Canadá, encontramos el Cabot Trail, una ruta de 300 kilómetros que rodean la isla de Cabo Bretón, en la costa Atlántica. Una parada obligatoria en esta ruta sería el Parque Nacional Cape Breton Highlands National Park, de unos 948 km2. No sería raro encontrar delfines, focas o incluso osos. Además, los viajeros podrán visitar el Keltic Lodge resort, considerado uno de los destinos más apetecibles del mundo.

Al otro lado del mundo, en Nueva Zelanda se encuentra la Isla Sur, que no tiene ningún itinerario específico que seguir, ya que toda la isla es una road-trip en sí misma. Con más de 3.000 kilómetros de carreteras, en ella se puede apreciar una gran variedad de paisajes, desde playas doradas con aguas cristalinas al norte de la isla hasta suntuosos fiordos e increíbles acantilados en la parte sur. Uno de los principales atractivos de Nueva Zelanda son los pingüinos, y el mejor sitio para poder verlos es Oamaru, al norte de la isla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here