- patrocinador -

Para algunos, la escapada perfecta incluye montañas nevadas y un par de esquís nuevos. Aunque este año la nieve no está llegando todo lo rápido que nos gustaría a España, hay muchos otros destinos donde puede disfrutarse durante buena parte del año. Si aun no han realizado tu reserva para disfrutar de la nieve, aun tienes la oportunidad de disfrutar de los auténticos hoteles en los reinos del hielo.

A través de la plataforma líder de reservas online, Booking.com, nos presentan una selección de siete destinos que garantizan mucha nieve para una escapada verdaderamente invernal. Desde los paisajes navideños de Laponia hasta las pistas de esquí del valle Chamonix en Francia, toda la familia podrá disfrutar de su porción de nieve.

Laponia, Finlandia

Si estás soñando con una blanca Navidad, como en la famosa canción, no hay lugar que mejor la represente que Laponia, la región al norte de Finlandia. Da igual que sea invierno esta zona es maravillosa para visitar en cualquier momento del año. Es el hogar de Papá Noel, este lugar de cuento de hadas es un destino ideal para toda la familia, con paisajes espectaculares donde montar en un trineo tirado por renos. La nieve en esta región empieza a caer en noviembre y dura, por lo menos, hasta mayo. Para alojarse, las Lake Inari Mobile Cabins ofrecen habitaciones de cristal con vistas al impresionante paisaje ártico. Si los viajeros tienen suerte, incluso podrán ver las auroras boreales. Además, si el tiempo lo permite, las cabañas pueden trasladarse al helado lago Inari.

Alaska, Estados Unidos

Cuando se habla de nieve y de paisajes invernales, Alaska es uno de los primeros destinos en los que se piensa. El invierno aquí suele empezar en octubre y dura hasta abril, con lo que los viajeros pueden disfrutar de muchísimas actividades y experiencias únicas en la vida, como tours en motos de nieve, senderismo por los glaciares o excursiones a ver las auroras boreales.

Entre las impresionantes montañas Chugach y rodeado por vistas sobrecogedoras, el Hotel Ayeska tiene acceso directo a un tranvía que lleva hasta la cima de las montañas. Para relajarse después de la nieve, también ofrece tratamientos de spa.

Moscú, Rusia

La capital rusa es como un cuento de hadas nevado en los meses más fríos del invierno. Los viajeros no pueden perderse la espectacular catedral de San Basilio en la Plaza Roja, así como el monasterio Novodévichi, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Tampoco deben olvidarse de meter prendas abrigadas en la maleta, porque la temperatura en invierno puede alcanzar los -10ºC.

Para los que busquen alojamiento económico en Moscú, el Hostel Netizen ofrece habitaciones modernas a solo cuatro kilómetros del mausoleo de Lenin.

Keldur, Islandia

La nieve está prácticamente garantizada de noviembre a abril en Islandia. Visitar las cuevas y tomar un baño en las aguas termales en una de las muchas piscinas naturales, son solo algunas de las actividades de las que los viajeros pueden disfrutar durante su estancia. Los paisajes únicos y las auroras boreales son la guinda del pastel de un viaje memorable.

A 10 kilómetros de la Ruta Circular de Islandia, el Hotel Selid está ubicado en plena naturaleza. Ofrece almuerzos para llevar para los viajeros que quieran explorar el área o el Parque Nacional Thórsmörk, a 66 kilómetros de allí.

Ilulissat, Groenlandia

Con impresionantes paisajes nevados y los increíbles colores de las auroras en el cielo, Groenlandia es un destino por descubrir. Los amantes de la aventura deben reservar una parte de su viaje para disfrutar de las actividades al aire libre que ofrece: trineos tirados por perros, motos de nieve, esquí de fondo… No es inusual ver mucha nieve de diciembre a marzo. Ubicado en Ilulissat Icefjord, al oeste de Groenlandia, el Hotel Artctic ofrece habitaciones modernas con vistas al mar y a los icebergs.

Valle Chamonix, Francia

Ubicado a una altura de entre 758 y 4.810 metros, el valle Chamonix es uno de los destinos europeos más famosos para esquiar, para unas vacaciones familiares o para una escapada romántica. Los viajeros podrán descubrir el lugar donde se celebraron los primeros Juegos Olímpicos en 1924. Por lo general, la nieve para esquiar se encuentra de diciembre a abril, pero los picos nevados pueden verse durante todo el año. Con una piscina cubierta y un centro de wellness, Les Granges d’en Haut ofrece cómodos chalets a solo 400 metros de las pistas de Les Chavants.

Si los viajeros no son muy aficionados a los deportes de invierno, también pueden relajarse junto a la chimenea y disfrutar de un chocolate caliente.

Sapporo, Japón

No siempre hay que viajar a las montañas para ver la nieve. Durante las primeras dos semanas de febrero de 2017, el Festival de la Nieve de Sapporo garantiza a sus visitantes auténtica diversión nevada. El festival, que empezó en 1950 en el Parque Odori, reúne a viajeros de todo el mundo. Aquí podrán ver impresionantes esculturas de hielo, visitar toboganes de nieve en el Tsudome o disfrutar de una copa en el ice bar. El La’gent Stay Sapporo Odori Hokkaido se encuentra a solo cinco minutos de la estación de metro de Odori y cuenta con un baño termal natural.

Esta información es cortesía de nuestros amigos de booking.com.

- patrocinador -