La Torre Eiffel, uno de los símbolos más emblemáticos de la ciudad de París y de Francia en general, se apunta a las energías renovables luego de un acuerdo por dos años con el proveedor Gaz Electricité de Grenoble (GEG). El contrato es por dos años y garantiza que la energía eléctrica utilizada para iluminar la torre provendrá de energías renovables.

A partir del 1 de enero, la Torre Eiffel cambia de proveedor eléctrico y busca marcar una tendencia al apoyar abiertamente el uso de energías renovables. La idea es que las fuentes de energía limpias sirvan para demostrar que incluso un monumento gigantesco y tan importante como la Torre Eiffel puede ayudar a proteger los recursos naturales.

Fuente:  Pixabay
Fuente: Pixabay

El comunicado de la Torre Eiffel

Desde la empresa gestora de la torre se mostraron muy entusiasmados con el proyecto. Se trata de un contrato que garantiza que el volumen de electricidad consumida por el monumento provendrá de forma exclusiva de fuentes renovables y limpias.

GEG sustituye a la empresa alemana E.ON como proveedora de energía, y además aconsejará a los gestores de la Torre Eiffel sobre diferentes formas de aprovechamiento y eficiencia energética durante los dos años que dure el contrato.

En los últimos meses la Torre Eiffel ha realizado distintas modificaciones que le permiten ahorrar el volumen de energía consumida mediante el aislamiento de los pabellones y la instalación de paneles solares para brindar agua caliente. También la recuperación de agua de lluvia para su reutilización. En definitiva, una serie de medidas para ayudar al medio ambiente y permitir que el monumento haga un aporte a mejorar la calidad de vida en el planeta.

En 2015 se instalarán dos molinos de energía eólica en el segundo piso, capaces de producir 10.000 kilovatios al año. La Torre Eiffel se viste de verde y cada vez hay más compromiso para la defensa del medio ambiente.